The Word for the Blog is Scientifiction

domingo, 26 de abril de 2015

The Year’s Best Science Fiction: Thirthy-First Annual Collection, de Gardner Dozois (ed.) (segunda parte)


Segunda parte de la reseña de esta gran antología que me ha permitido conocer un montón de escritores interesantes.


Voy al grano, como en la anterior entrada, os cuento brevemente sobre cada relato leído:

Biographical Fragments of the Life of Julian Prince, de Jake Kerr. Siempre me ha parecido un enfoque curioso: creas un personaje, en nuestro caso un personaje futuro, y cuando ya ha muerto, te dedicas a contar detalles biográficos (una novela de este palo es Un talento para la guerra, de Jack McDevitt). Por supuesto esto es un recurso periodístico para contarnos sobre una catástrofe que afectará a toda la humanidad en un futuro.

The Plague, de Ken Liu. Relato breve y dos veces bueno de un escritor que ya empieza a ser conocido en nuestro país: es el ganador de los dos últimos premios Ignotus al mejor cuento extranjero.

Fleet, de Sandra McDonald. El relato se ambienta en un Guam del futuro, un futuro post catástrofe en forma de guerra o desastre ecológico (o las dos cosas), abandonado por las potencias mundiales. No conocía la autora, se lee muy bien.

The She-Wolf's Hidden Grin, de Michael Swanwick (Las estaciones de la marea, Atrapados en la prehistoria). Un relato extraño que me fascina, como todos los de este autor, y que aquí no decepciona. Una familia de... mujeres lobo de origen extraterrestre, o algo así, no lo deja claro. En todo caso es muy bueno.

Bad Day on Boscobel, de Alexander Jablokov. Boscobel es un asteroide hueco, selvático y muy poblado. La protagonista es una aguerrida detective que sin quererlo se ve implicada en una intriga de espionaje interplanetario. Me ha gustado.

The Irish Astronaut, de Val Nolan. Ciencia ficción a la irlandesa, tal como suena. El protagonista es un astronauta de pruebas que tiene una última misión que cumplir en un entrañable pueblo irlandés. Bien.

The Other Gun, de Neal Asher. Uno de los nombres que suena más en la space opera actual. El relato está ambientado en su universo de The Polity, del que ya tiene un montón de novelas. Confieso que colgué Desconexión, mi primera lectura de este autor, hace algunos años y no me interesó más. Este relato me hace pensar que debo darle una segunda conexión. Algún día.

Only Human, Lavie Tidhar. El segundo relato de este autor, tan bueno como el primero. También situado en el universo Central Station, del que existen relatos dispersos, y nos habla de clanes de clones (el autor proporciona una cronología de este universo en su blog, pendiente de publicar un libro que los incluya todos). Quiero más de este universo y más de este autor.

Entangled, de Ian R. MacLeod. Otro autor que repite en esta antología. Está bien, como el primero. En un futuro todo el mundo estará entangled (enredados, formando una especie de gestalt empática) excepto la protagonista, porque parte de su cerebro es una prótesis.

Earth 1, de Stephen Baxter (Antihielo, Las naves del tiempo, Evolución). Las primeras frases vienen a decir esto: Si la humanidad espera salir al espacio y pertenecer a alguna cultura galáctica, esto no sucederá nunca. Somos como niños explorando una mansión ya abandonada...o un cementerio. Es bueno, ningún relato de Stephen Baxter te deja indiferente.

Technarion, de Sean McMullen. Un autor australiano poco conocido, o por lo menos a mi no me sonaba. La intriga se sitúa en el Londres victoriano y cómo no, es steampunk. Se lee bien.

Finders, de Melissa Scott. Chatarreros espaciales que saquean pecios de una especie superior desaparecida por algún motivo incierto, la Tierra del futuro desolada por una guerra o desastre y una lucha por el tesoro. Bien, parecería parte de una serie o novela.

The Queen of Night's Aria, de Ian McDonald (El río de los dioses, Brasyl). Empezando el relato pensé, aquí el maestro no está en su mejor momento pero me equivocaba, mejora a cada página, resultando al final un buen relato. Me queda la duda si está situado en un Marte alternativo, poblado por vida inteligente, al estilo Barsoom. Puede que sí porque el relato es humorístico.

Hard Stars, de Brendan DuBois. Un relato patriótico, de esos que unos agentes norteamericanos están en apuros luchando contra un enemigo que los supera, en unos futuros EEUU devastados. Estos hombres deberán cumplir una última misión por su país. El relato se lee bien.

The Promise of Space, de James Patrick Kelly. Uno de los autores que tenía más curiosidad por conocer. Y no me ha decepcionado. Un matrimonio modélico entre un astronauta y una escritora de ciencia ficción. Ha llegado el momento de pasar cuentas, de los grandes sacrificios que ambos han soportado, todo por la carrera de él. Un relato emotivo y muy bueno.

Quicken, de Damien Broderick. Otro autor por el que sentía curiosidad. Más que un relato es una novela corta sobre muertos vivientes, es decir, de humanos que han superado la muerte. Problemas de adaptación y tensiones raciales con los humanos normales (llamados cálidos en el relato). Se lee muy bien.

Y ya está, esto es lo (mucho) que da de sí esta extensa antología. Una selección muy variada de lo que significa la ciencia ficción hoy en día: ciencia ficción gay y femenina, militar, crítica del colonialismo, biopunk, steampunk, space opera, hard e incluso especulación social. Me reafirmo en lo que dije en la primera parte: es una buena selección de autores y una antología muy recomendable.

En julio publican la Thirty-Second Annual Collection y me tendrán esperando.


Nota: Esperando pero no tanto, pues existe una pega, se publicará en formato ebook a un precio de 19,23 €. Lo encuentro un poco caro, pero ese no es el problema. Lo que mosquea es que la edición en tapa blanda estará a 16,62 €, casi tres euros menos. Y así cada año, me pregunto si están cobrando un “canon encubierto”. Curiosamente en la edición inglesa de la antología, titulada The Mammoth Book of Best New SF esto no sucede, aunque ésta sale publicada 4 meses después.





No hay comentarios:

Publicar un comentario