The Word for the Blog is Scientifiction

domingo, 12 de abril de 2015

La República Pneumática, de Jaume Valor Montero

(podeu llegir aquesta ressenya en català aquí


IMPERIVM ROMANVM PLVS MACHINA PNEVMATICAE PLVS BARCINOMAGNA

Quizás por el hecho de combinar el género fantástico con mi período histórico preferido, o porque Jaume Valor Montero ha sabido cautivarme con esta aventura que transcurre en una línea temporal diferente a la nuestra, lo cierto es que he disfrutado mucho leyendo esta novela a medio camino de la ucronía y el steampunk, por lo que anticipo que mi reseña será positiva.

Portada de la ed. española de Fantascy
La República Pneumática parte de unos hechos históricamente alternativos, con el desarrollo de la tecnología pneumática, basada en la fuerza del vapor, a partir del descubrimiento de Herón de Alejandría (siglo I d. C). En realidad será el emperador Claudio (1 de agosto, 10 a. C. - 13 de octubre, 54 d. C.) quien sepa apreciar las posibilidades de esta tecnología y se dedicará a promoverla, anticipando en más de un milenio y medio la revolución industrial; mientras que al mismo tiempo decide renunciar a su mandato volviendo a un sistema consular parecido a los tiempos de Julio César.

Esta revolución industrial y económica que transforma el Imperio Romano se produce de una manera peculiar. No existe un Adam Smith, aunque sí hay algo parecido a una ética protestante de la mano del Pontifex del imperio, dedicado a salvaguardar y difundir los valores pneumáticos, y en la práctica un poder fáctico que rivaliza con el mismo cónsul. Jaume Valor describe, en mi opinión de forma muy plausible, una revolución industrial a la romana, respetando y actualizando cuando conviene muchos rasgos de esta sociedad, y a su vez, no se priva de mostrarnos las desigualdades y tensiones que estos cambios producen. Por supuesto, a toro pasado esto puede parecer fácil pero yo creo que el autor lo lleva a cabo de una manera muy acertada.


No puedo resistirme a comentar un par de aspectos de esta fascinante ambientación históricamente alternativa. En primer lugar, la superioridad tecnológica del imperio para con sus vecinos, que ha conducido a la llamada Pax Pneumatica, aunque el autor insinúa que la situación no es tan estable como parece. En segundo lugar, que la figura de un tal Yeshua el Galileo no tendrá ninguna relevancia (el mismo pontificado pneumático conseguirá reprimir este cristianismo incipiente), al contrario de lo sucedido en nuestra linea temporal.

Pero no debemos olvidar que La República Pneumática es ante todo una novela de aventuras, que comienza con el viaje en una caravana de vapor del joven Marcus Novus desde Caesaraugusta (actual Zaragoza) hasta la capital del Hispania del siglo II, Barcinomagna. Su padre, quien acaba de ser encarcelado, le confía una delicada tarea pero cuando llega a Barcinomagna, Marcus pronto se dará cuenta de que la misión encomendada no es tan sencilla y deberá aprender a sobrevivir en una ciudad llena de violencia, miseria y corrupción.

Al principio de la novela me desconcertó un poco la evolución de este personaje, derivando hacia una trama que no sabías muy bien donde te podía llevar, aunque luego el autor lo resuelve correctamente, creo yo. A efectos de esta reseña, podríamos decir que en una parte de la novela predomina la ucronía, en la que se describen las tribulaciones del joven protagonista mientras se nos proporcionan detalles de la gran urbs de Barcinomagna, y en general muchos aspectos del Imperio Romano imaginado por el autor. Al respecto, cabe decir que se nota que Jaume Valor es arquitecto.

Esta parte me ha recordado La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón, en la que un joven superado por las circunstancias corre aventuras y desventuras en la misma ciudad, en este caso la Barcelona de la posguerra, repleta de secretos y lugares tenebrosos. Después, la novela que nos ocupa se convierte en una intriga al estilo steampunk, de paso se nos mostrarán las maravillas tecnológicas de la época.


En conjunto considero que es una obra muy original. Roma Eterna del gran Robert Silverberg (que no he leído) imagina un Imperio Romano que perdura hasta nuestros días. Ahora bien, me parece que el único punto en común entre ambas es que el cristianismo no ha prosperado. Si es cierto lo que he leído de la novela de Silverberg, la que aquí tratamos no tiene nada que envidiarle.

Portada de la edición catalana (Cruïlla)
Un aspecto que destacaría es la facilidad de lectura. En el fondo se trata de una novela de aventuras escrita sobre todo para entretener, aunque el autor no se priva del continuo uso de vocablos en latín, lo cual consigue enriquecer la experiencia lectora y al mismo tiempo aporta verosimilitud en el mundo que nos recrea. Todo esto me ha hecho recordar mi época de estudiante (confieso que entonces no veía el latín con los mismos ojos que ahora). Así, los personajes se muestran con sus títulos latinos (Pontifex, Pretor securitatis) y también los topónimos aparecen con sus nombres originales: el Mons Iovis (actual Montjuïc), la Ampliatio (una especie de Ensanche que en la novela se urbaniza a partir de las divisiones agrícolas), etc.

Además señalar que se ha discutido sobre si se trata de una novela juvenil. En puridad considero que no lo es. Sin embargo, es cierto que en algún momento da la impresión de que el propio autor no se toma del todo en serio su aventura. Por ejemplo con el uso tendencioso respecto de los nombres de algunos personajes, como por ejemplo el joven Marcus Novus, el valiente Caius Verus o el Pretor Monetae, que se llama Decimus Nummus (nummus también significa moneda en latín). También es el caso del personaje Hoc, una especie de muñeco mecánico (mejor dicho, pneumático) que acompaña al joven Marcus en sus aventuras y que si bien al principio da juego, después pasa a un segundo plano; aunque es posible que el autor se esté guardando un as en la manga para las dos continuaciones ya anunciadas.

http://www.barcelona-robot.com/es
El cronista trabajando a todo vapor en la trilogía
En fin, esta primera parte de La República Pneumática, subtitulada como Danza de serpientes, es una lectura que recomiendo para todos los amantes del fantástico y de las novelas de aventuras en general. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario