The Word for the Blog is Scientifiction

miércoles, 19 de febrero de 2014

Ian Sales: el gusto por el hardware

 

Wunderwaffe y los relatos de The Apollo Quartet


 
La primera vez que oí hablar de Ian Sales fue a través del blog de Leticia y la verdad es que, además del comentario favorable de la bloguera, me intrigaron los temas tratados por el autor.

Voy a contaros un poco sobre los relatos de Ian Sales, Wunderwaffe y las tres partes publicadas de The Apollo Quartet (sin spoilers).

Sales ambienta sus relatos en una época que los más jóvenes definirán como la prehistoria, es decir, antes de Internet. A excepción de Wunderwaffe, situado en la II Guerra Mundial, los demás se centran, más o menos, en el período comprendido entre la posguerra y principios de los ochenta. Una época que a nivel global está marcada por el enfrentamiento de las dos superpotencias y la carrera armamentística que lo acompaña, la cual a su vez produce impresionantes logros tecnológicos (como el embrión de la misma Internet, vía DARPA) y que a nivel de ficción que nos ha proporcionado una infinidad de argumentos, por ejemplo las historias de espías.


Uno tiene la impresión que en esta época todo se solucionaba a golpe de hardware. Se construían aviones más grandes y más rápidos que los de ahora, y arsenales atómicos capaces de destruir varias veces el planeta; y también se consiguen algunos hitos hoy en día no superados, como los viajes tripulados a la Luna.

Es evidente que al Sr. Sales le gusta la tecnología aeroespacial, pero lo mejor es que consigue que el lector también lo disfrute. Para ello se sirve de mostrar muchos artefactos de la época, principalmente naves espaciales y en menor medida aviones de combate. En la parte más ficcional de sus relatos nos muestra prototipos y proyectos que históricamente no llegaron a prosperar, por ejemplo cuando menciona el imponente bombardero Valkyrie, un avión avanzadísimo para su época y del que sólo se contruyeron dos unidades (los misiles balísticos demostraron ser unas armas de destrucción masiva más fiables que los bombarderos tripulados). O bien como la estación espacial Freedom, un proyecto de la era Reagan que en nuestra linea temporal acabó reconvertida en la Estación Espacial Internacional.

XB-70 Valkyrie, un avión de ciencia ficción
Si os gustan estos temas, en el blog del autor, en los apartados The future we used to have podéis encontrar deliciosas fotografías de aeronaves, prototipos e imágenes retrofuturistas en general.

Sobre los relatos, se trata de historias correctas, de lectura ligera por su extensión y muy entretenidas. Sales tiene una forma de escribir precisa y algo austera, en la que predominan los aspectos técnicos. En este sentido destaca la jerga aeroespacial, mediante el uso y abuso de siglas de todo tipo, las cuales por un lado le dan un toque de veracidad y por otro resultan imposibles de asimilar para el lector (en todo caso el relato se lee perfectamente sin conocer su significado). También destacaría la escasez de diálogos: Sales prefiere contarnos lo que se ha dicho.

En realidad los personajes de Ian Sales acostumbran a ser seres solitarios en circunstancias muy especiales, como por ejemplo el capitán del batiscafo Triestre de una de las narraciones (históricamente el Triestre batió el récord de profundidad absoluto en 1960). Encuentro muy interesante cuando el autor ilustra lo terriblemente incómodos -en el mejor de los casos- que pueden llegar a ser los viajes espaciales. De esta forma los personajes son en cierta manera pioneros lanzados hacia lo que en Star Trek (una serie que por cierto nace en esta época) definían como a donde ningún humano ha llegado jamás, por tanto podéis esperar la correspondiente cuota de sentido de la maravilla.

Empezando por las definiciones, lo que el autor nos está contando son ucronías, historias de nuestro pasado reciente que podrían haber sucedido de forma alternativa. También podríamos hablar, siguiendo la terminología a la moda, de atompunk por su afición a la tecnología de esta época. Finalmente, como ya he comentado, lógicamente también de retrofuturismo. Por otra parte resulta curioso como en contraposición a la cuidada parte hard Ian Sales introduce algún elemento fantástico. Si habéis leído alguno ya sabéis a qué me refiero.

No diré nada de los argumentos. Sólo que Wunderwaffe es un claro homenaje a Metrópolis de Thea Von Harbou y Fritz Lang. 

Los relatos de The Apollo Quartet son:

Adrift on the Sea of Rains
The Eye With Wich the Universe Beholds Itself
Then Will The Great Ocean Wash Deep Above
All That Outer Space Allows (prevista a mediados de este año)

En fin, relatos recomendables, que se leen en un pispás y que son una bocanada de aire fresco dentro de la ciencia ficción, hoy en día muy concurrida por la temática ciber-de-todo. Esperemos que a alguien se le ocurra publicarlos en castellano.



4 comentarios:

  1. Lo tengo en el punto de mira, espero a que saque la cuarta parte y haga un omnibus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo tanta paciencia ;-)

      Eliminar
    2. Me gusta pensar que te he dado a conocer a un autor tan interesante como me parece Ian Sales.

      Eliminar
    3. Pues sí, todo un hallazgo :-)

      ¡Gracias!

      Eliminar