The Word for the Blog is Scientifiction

jueves, 29 de junio de 2017

Verbum: relatos fantásticos en español (VV. AA.)

Mi primer pensamiento al terminar el libro es que me esperaba más de esta antología, PERO una reflexión posterior me indica que este comentario por sí solo sería injusto, así que no me lo tengáis en cuenta hasta que hayáis terminado de leer la reseña.

Como nos tienen acostumbrados, el libro empieza con un jugoso prólogo de las editoras, recomendaciones musicales incluidas. Además se incluye, al final de cada relato, un breve curriculum del autor/a.

Antes de entrar en materia un inciso, una reflexión previa de cada reseña/crítica/comentario o como se le quiera llamar, y que aquí hago explícita brevemente: cualquiera de los escritores y escritoras tratados en el blog escribe infinitamente mejor de lo que yo soy capaz. Mis comentarios están hechos desde el punto de vista de un mero lector aficionado, y siempre desde el respeto y la sana envidia que me producen cada uno de ellos.


Dicho esto, a modo de reseña express, vamos a examinar las historias que componen Verbum: relatos fantásticos en español:

La gótica, de Pilar Pedraza

Recuerdos de niñez de la protagonista en plena dictadura franquista, que aprenderá de la vida y de lo sobrenatural que nos rodea. Más allá del oportuno título que la autora justifica en las primeras lineas, es el relato que más me ha gustado junto con el de Cotrina. Me ha encantado el estilo de la Pilar Pedraza, como la narración va deshenebrando los hechos y las sensaciones que esto te produce, a la vez que cautiva tu atención. No es mi temática preferida y quizás por esto hasta ahora no había leído nada de esta escritora, pero quiero más.

Ocultos, de José Antonio Cotrina

Buen relato, muy inquietante; se lee con una sensación de mal rollo en todo momento. Ambientado -creo- en un pequeño municipio de Guipúzcoa, en realidad está situado en un plano más allá de nuestra existencia. De este autor tengo pendiente la aclamada novela Las fuentes perdidas, que por cierto ha sido reeditada recientemente.

Su olor a jazmín, de Jesús Cañadas

Es mi primer relato de Jesus Cañadas pero me da la sensación que es un maestro de la intriga; un instante que te atrapa, después otro, y otro... Termina con un final abrupto que te deja con la boca abierta esperando una conclusión que no está, con un ¿Y me vas a dejar así? El principal defecto en mi opinión es el argumento no está a la altura de la intriga.

Amada de antaño, de Roberto Bartual

Un relato rico en en el sentido de culto, y a la vez muy evocador, pero el conjunto no está bien ligado en mi opinión: al final compruebas que desarrollo y desenlace no se corresponden con una expectativa continuamente creada. La intención es clara, o eso me ha parecido a mí. En este sentido una subtrama pesa más que las otras: trata sobre un polémico director de cine que pudo haber existido -es decir, estamos ante una ucronía-; pero si es así las demás historias paralelas no pintan (casi) nada, simplemente se trata de sucesos históricos alternativos que anuncian algo... que no llega. El argumento juega al estilo El hombre en el castillo con sucesos que parten de una ucronía y apuntan a nuestra propia realidad, o al revés. Debo confesar que la lectura termina haciéndose pesada.

Quimera de Luis Carlos Barragán

Carne, ciencia y leyenda. Casualmente (o no) esta historia y la siguiente tratan temas relacionados, aunque lo abordan de manera muy diferente. El que nos ocupa parte de una premisa fascinante: el título tiene que ver con la multiplicidad genética de su protagonista. Atrevido y brutal, el relato combina ciencia ficción y leyenda, y es una quimera de por sí -en el sentido de una amalgama temática-. El resultado sale más que airoso pero para mí no llega a ser satisfactorio.

Great King Girl, de Weldon Penderton

Carne, teens y redes sociales. Ya he mencionado la coincidencia temática con el anterior. La premisa inicial también es muy buena. Tres amigas viajan a londres y a partir de un instante, un selfie para ser exactos, un suceso inexplicable le da un giro interesante a la narración. A partir de entonces el relato cobra intención, pero por desgracia también parte en dos en argumento. El relato deja algunos buenos momentos pero para mí el conjunto no me ha satisfecho completamente.

El camino, de Ricardo Montesinos

Por mi amistad con Ricardo es el primer relato que leí. Y por este mismo motivo me costará tratarlo objetivamente, pero lo intentaré. Pido disculpas por que la reflexión se ha alargado más de la cuenta.

Parto desde un punto de vista crítico: el relato de Ricardo no me ha gustado tanto como uno anterior, Prolang, y me pregunto porqué. La narración es una space opera y el título se refiere a que la humanidad se desplaza por las estrellas por una red de agujeros de gusano que nadie sabe quién construyó, de prestado por así decirlo. Si lo divido en tres partes, el relato empieza bien, aguanta y con un final trepidante que mejora el conjunto.

Creo que Ricardo ha querido darle un sabor pulp clásico, por el correctísimo wordbuilding (el relato empieza en una cantina en el planeta Ocassus, que en palabras del protagonista -el típico antihéroe en horas bajas- es el Último Puto Rincón Congelado del Universo) y también por los personajes y diálogos. Por otra parte, creo que en la mayoría de space operas de hoy en día cuesta encontrar algo que no haya sido tratado antes. En este sentido pienso que el secreto ya no consiste en ser original pero sí lo suficientemente novedoso; y este relato lo consigue, proporcionando una buena dosis de sentido de la maravilla. Sin embargo, quizás a la historia, teniendo los elementos para ser muy buena, le falta algo de equilibrio: habiendo mencionado antes el desarrollo, aquí me refiero sobretodo al peso de los personajes; pero entiendo que todo el conjunto es una ecuación difícil de resolver, y que esto solo se consigue a base de tablas y experiencia.

Una última opinión honesta para Ricardo: este relato me ha evocado las primeras novelas de Joe Haldeman, lo cual no está nada mal.

Añoranza de lo que no fue, de Mauro Hinojosa

Otra historia situada en un planeta remoto, en este caso desértico, que bien podría ser el nuestro en un futuro postapocalíptico (el autor deja claro que no lo es por la existencia de varias lunas), y trata de las desventuras de un grupo de preadolescentes abandonados a su suerte en un pueblo de mala muerte situado en medio de la nada. Como he dicho el relato posee un tono de historia post-apocalíptica, o incluso de western, pero en realidad se trata de una space opera. Se lee bien, pero da la sensación de que funcionaría mejor como parte de una (buena) novela; lo digo por el paisaje que sugiere, tanto en el resto del planeta como fuera de él. De hecho el autor lo insinúa en la última frase del relato.

En resumen, considero que es una iniciativa interesante en la que escritores profesionales marcan la diferencia, sobretodo en las dos primeras historias. Al resto, pese a un resultado desigual, creo que a todos se les ve talento.

La editorial Fata Libelli se ha ganado un merecido prestigio por su selección de obras y por sus cuidadas ediciones en formato digital. Quizás esto aquí ha jugado en su contra porque este libro no alcanza el nivel de excelencia al que nos tienen acostumbrados, pero siempre es de agradecer una selección que abre las puertas a nuevos talentos en lengua castellana.

Y hasta aquí mi reseña, solo queda decir a los autores que sigan dando caña y lo mismo a las editoras, a quienes felicito por su excelente labor.
Las editoras, foto tomada prestada de fatalibelli.com


4 comentarios:

  1. De acuerdo contigo en la apreciación general, pequeñas diferencias en lo particular. Creo que lo acabé con la misma sensación que tú.

    ResponderEliminar
  2. Hola Malapata, me alegro que coincidamos. Esta noche leeré alguna reseña más que no quise leer en su momento pensando en escribir esta entrada., pero me parece que es el sentir general

    Recuerdo que sí leí tu reseña en Goodreads en su momento, que ahora estoy releyendo. Solo puedo decir que a cada relato he intentado verle su parte positiva, que creo que todos la tienen (incluyendo el de "Amada de antaño"), y puedo decir que -con sus defectos- todos los he disfrutado en mayor o menor medida.

    Gracias por comentar : )

    ResponderEliminar
  3. Tengo la antología en la recámara, sobre todo por algunos relatos a los que tengo especialmente ganas como el de Cotrina o el de Cañadas. Gracias por la reseña. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti por comentar, Mangrii.

    Un ciber-abrazo igualmente : )

    ResponderEliminar