The Word for the Blog is Scientifiction

viernes, 9 de octubre de 2015

A Prospect of War, de Ian Sales

Ian Sales es el primer autor que repite en el blog y de por sí esto ya quiere decir algo, pero debo señalar que si en mi anterior reseña me declaré entusiasmado con los relatos del autor aquí mis impresiones han sido algo distintas. A Prospect of War es un trabajo muy diferente, un reto que se propone el autor al tratarse de su primera novela, y si además tenemos en cuenta que forma parte de una trilogía el reto adquiere dimensiones de tour de force.

Una conspiración amenaza el trono de Su Alteza Imperial Willim IX pero poco se sabe del enemigo apodado The Serpent. Un crucero de batalla declarado en rebeldía navega en solitario. Entre su tripulación la comandante Rinharte y su fiel lugarteniente Kordelasz tienen encomendada una delicada y peligrosa misión en Tanabria Station. Mientras, en el planeta Darrus, las pesquisas de Lady Finesz, del Despacho del Procurador Imperial, la conducen a un entramado mucho más complejo que la rutinaria misión que le han encomendado sus superiores. Por último, Casimir Ormuz, un simple grumete de un carguero de datos que es más de lo aparenta. Las intrigas de la novela conducirán a todos estos personajes por un periplo a través de diversos planetas, mientras que la amenaza de una guerra civil se cierne sobre el imperio galáctico.

¡Zafarrancho de combate!
Con sesenta y ocho capítulos y seiscientas cincuenta páginas, A Prospect of War es una novela que se toma su tiempo pero que en ningún momento resulta pesada. El ritmo no es problema puesto que le permite a uno deleitarse con sus diálogos caballerescos y las estudiadas descripciones planetarias, como comento más abajo. Esto sí, el desarrollo de la trama deja algunos aspectos algo deshilvanados, como por ejemplo la evolución del personaje Casimir Ormuz, o la (in)definición del enemigo que debería forjarse in crescendo a lo largo de la novela.

Hablando de los personajes, debo decir que en general puede que sean algo planos con toda esa rigidez castrense, aunque no creo que este sea un aspecto problemático: son de los que dejan huella en el lector y no de los que se olvidan al cerrar la última página del libro. En el caso de Casimir Ormuz, el personaje más desarrollado, por algún motivo su evolución a lo largo de la novela no me ha resultado del todo verosímil. A parte de esto creo que nada más que objetar, en conjunto la novela está bien pensada y mejor escrita.

A Prospect of War es formalmente una space opera, dentro del subgénero conocido como ciencia ficción militar o de aventuras marinas espaciales. En este sentido hay aspectos que recuerdan tanto a la ciencia ficción militar de Honor Harrington como las novelas de la armada británica de Patrick O'Brian; pero si consideramos el acabado recuerda más a las segundas, evitando en todo momento el aire franquiciero de las primeras. Debemos recordar que esta particular estética naval siempre ha estado presente en la space opera, ahora mismo estoy pensando en el gran clásico La paja en el ojo de Dios (1974) de Larry Niven y Jerry Pournelle.

Entiéndase por analogía de las aventuras de guardiamarinas del Imperio británico el uso de conceptos de la época: el honor, algunos conceptos arcaicos de guerra trasladados al espacio (en un momento incluso habla de carronadas) y en particular el combate cuerpo a cuerpo con espadas (de las de toda la vida, nada de sables láser). También lo vemos en el lenguaje arcaico y el uso continuo del argot marinero. En resumen, podríamos decir aquello de otros tiempos más nobles y civilizados, en los que se imponía el honor y la caballerosidad. Es un decir, claro, el combate naval del siglo XVIII no tenía nada de civilizado (ninguno lo es). Pero para muestra un botón: ante la pregunta de su captor sobre si le permite conservar su arma, la comandante Rinharte le contesta: no puedo darle mi palabra de que no escaparé. Mi deber de oficial me obliga a intentarlo (y le entrega la espada).

A Prospect of War es, creo yo, un reflejo de los gustos del autor: tecnología militar, futurista pero con un aire retro (nada que ver con el steam punk), y una pasión por la ciencia ficción que se nota en cada página. Podríamos decir que es una novela nostálgica de otras formas de guerra, y también de un estilo de ciencia ficción más clásico. En este sentido a destacar el excelente worldbuilding de cada uno de los planetas y de las costumbres de sus respectivas sociedades. O bien cómo se justifica el viaje espacial más rápido que la luz y las implicaciones que esto tiene en el desarrollo de la trama. La complejidad del imperio, y sobre todo la riqueza que se insinúa de cada mundo visitado recuerda gratamente a las historias del Grand Master Jack Vance.

Un par de aspectos a destacar: el rol fuerte de las mujeres en la novela, que ocupan la mayoría de puestos de mando. Sin distinciones de género, mujeres y hombres participan por igual en los combates cuerpo a cuerpo. El segundo es las marcadas jerarquías sociales de la sociedad interestelar del Imperio, la barrera casi infranqueable entre aristócratas y proletarios, un tema que se insinúa tendrá más trascendencia en las secuelas.

Recientemente he leído una reseña en el blog SF Signal, en la que señalan que es una novela interesante pero fallida. En mi modesta opinión no puedo estar de acuerdo en que sea una novela fallida ni muchos menos, si bien acusa algún lastre que el autor deberá vigilar. La impresión es que el señor Sales ha esparcido sus piezas por el tablero de este wargame galáctico, reservándose el desarrollo de la partida para las dos continuaciones. Al respecto, un aviso para navegantes: A Prospect of War termina en un cliffhanger absoluto, es decir con un final abierto.

Excelente portada de Sportula
En resumen, si bien no es una novela para todos los gustos, es una space opera con un plus que la hace muy disfrutable. Ya he comentado en alguna ocasión que padezco una secuelitis mal curada y me cuesta ser amigo de las n-logías, pero he de asumir que es una forma habitual de publicación hoy en día y no debo tener prejuicios en aceptar una historia en varias entregas si el resultado es de calidad como parece ser el caso. Soy sincero si digo que me he quedado con ganas de más aventuras de la comandante Rizbeka demar Rinharte y el diestro espadachín Garrin demar Kordelasz. Si las continuaciones están a la misma altura, subsanando algunos aspectos como los que he mencionado, creo An Age of Discord se convertirá en una trilogía muy recomendable.

Para terminar dos comentarios: los lectores en castellano están de enhorabuena, se acaba de publicar el primer relato traducido del autor, en la antología que precisamente lleva su título, A la deriva en el Mar de las Lluvias. No la he leído pero por los autores tiene una pinta terrible (terrible de buena). Y casualmente me doy cuenta que Ian Sales ha anunciado en su blog la publicación de la segunda parte, que acabo de comprar vía Kindle y que espera en la pila de lecturas pendientes porque tengo por costumbre no repetir autor, pero no por falta de ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario