The Word for the Blog is Scientifiction

lunes, 9 de noviembre de 2015

Ciencia ficción: crónica visual del género más apasionante de la galaxia, de Guy Haley (editor)




(You can also read this review in English)

Considero que la publicación de Ciencia ficción: crónica visual del género más apasionante de la galaxia es una muy buena noticia tanto para los aficionados como para quienes deseen introducirse en este género. Se echaba muy en falta un trabajo de este tipo después del gran hito que supuso la Enciclopedia ilustrada de la ciencia ficción de John Clute, publicada hace ya veinte años.

Como veréis en las fotos mi ejemplar es el original en lengua inglesa (Sci-Fi Chronicles: A Visual History of the Galaxy’s Greatest Science Fiction) que me regalaron el pasado Sant Jordi, al poco de su aparición. De saber que se publicaría aquí con tanta celeridad quizás habría pedido otra cosa (quizás, la impaciencia en estos casos me supera ;-). Y es que esta obra desde un primer momento me llamó la atención, y cuando la tuve en mis manos pude comprobar que no me equivocaba.

El libro empieza con el prólogo del escritor Stephen Baxter, un preámbulo magistral al género que tanto nos apasiona. Después la no menos excelente introducción del editor Guy Haley, más centrada en la justificación de la guía. Encuentro muy interesante la definición de este último, que resumidamente viene a decir que la ciencia ficción es uno de los géneros ficcionales -lo que aquí conocemos como el fantástico- y que como rasgo distintivo posee una base materialista y racional (a diferencia de, por ejemplo, la fantasía cuya base es el pensamiento mágico y religioso). Entiendo que la definición engloba un contenido más amplio que la habitual referencia a la ciencia y la tecnología.

Posteriormente nos encontramos una explicación de cómo utilizar esta guía. No es imprescindible, es un complemento para sacarle el mayor partido posible puesto que la información se nos ofrece bastante concentrada (de ahí lo de visual). Lo que más llama la atención es como se muestra el contenido y si te paras a pensarlo lo encuentro bastante acertado. La guía aborda la ciencia ficción a partir de sus temas clave, indistintamente del medio de origen. Por ejemplo, puedes encontrarte una entrada dedicada a un escritor, un director de cine e incluso un productor al lado de otra referente a una franquicia de creación múltiple como el Dr. Who.
Por descontado, este no es el único criterio: el libro se divide en cinco capítulos: el nacimiento del género (1818-1920), la Edad de Oro (1920-1950), la era del átomo (1950-70), lo que denominan como futuros oscuros (1970-1990) y el último sobre la ciencia ficción moderna (1990-presente), una división que considero válida para los fines del libro. Dentro de cada capítulo se muestran los mencionados ítems por fecha de aparición. Una disposición así permite centrarse en las creaciones puesto que en ciencia ficción las obras suelen trascender su origen para alcanzar otros medios, y de esta manera se consigue tratar el hecho cienciaficcional en su conjunto. Por otra parte, a la vez se trata por fuera: fecha de publicación o estreno y principales acontecimientos relacionados, y también por dentro: el propio timeline o cronología de la ficción tratada.

Llegados a este punto pienso que la obra se presta a una reflexión. Ya he comentado lo detalladamente expuesta que está toda la información. Incluso demasiado, puesto que afecta a la legibilidad, como comento más abajo. Y hasta aquí puede llegar el soporte papel. Si algo se echa en falta en esta obra –y en general en todas las guías y diccionarios actuales- es el uso de hipertexto y un respaldo multimedia. Cuando ves esas diminutas imágenes (o iconos) tu subconsciente te dice que si pulsas, no sé… aparecerá una imagen ampliada o algo por el estilo; pero al instante te das cuenta que no, que es sencillamente un papel impreso.

Por otra parte, la información que aquí se ofrece se encuentra dispersa en miles de sitios en Internet, por lo que el gran trabajo de compilación hecho aquí es necesario e incluso diría que imprescindible para ofrecer una visión del conjunto. En este sentido creo que hoy en día los soportes electrónicos, por cuestiones diversas, necesitan perfeccionarse. Entiendo que nada impide que esta obra se pueda publicar en otro formato que permita visualizarla desde una tablet u ordenador (y no digo un e-reader por las ilustraciones). Y cuando digo nada quiero decir todo: asumo que una publicación de este tipo es inviable económicamente. En cambio ofrecer todo esto en un libro convencional sigue siendo factible. Punto a favor del papel, pues. Por descontado, es una cuestión que menciono muy de pasada, el tema da para mucho. Solo señalar que alguien dijo hace ya mucho tiempo que el medio es el mensaje, o en otras palabras, que cada soporte tiene sus propias reglas.

Volviendo a lo que he mencionado al principio de esta entrada, para los aficionados españoles la publicación de Ciencia ficción: enciclopedia visual de John Clute (1995) fue un hito difícil de superar. En mi caso puedo decir que me la sabía de memoria. En aquel libro la información se ofrecía  centrada en el hecho literario y en los autores, y también mencionaba etapas históricas y principales temas tratados por el género. En un apartado trataba el cine y la televisión de una manera razonablemente extensa y mucho menos el cómic o los juegos de ordenador que solo citaba testimonialmente. Era una obra de acorde con los tiempos que corrían. De la misma manera que esta lo es con el presente. Una digna sucesora, considerando que contenido no es exactamente el mismo. Esto se ve reflejado incluso en el título en inglés (sci-fi en vez de science fiction) y que como ya he dicho se centra en temas clave, indistintamente de su categoría o del medio de su procedencia. Por otra parte no alcanza ni de lejos la exhaustividad con que la anterior trataba los genios literarios.

Respecto a la edición, antes mencionaba una crítica: la información se muestra de forma demasiado concentrada debido a un tamaño de página insuficiente que obliga a reducir la letra y no digamos las ilustraciones, y todo esto repercute en la experiencia lectora. Asumo que un tamaño de página más grande –como el que tenía la de John Clute- habría disparado el precio y el peso del libro (son 574 páginas). Volvemos pues a las limitaciones del formato papel.

Para terminar, no voy a entrar en los contenidos. Sólo indicar que están tratados con rigor divulgativo y que son representativos del fenómeno de la ciencia ficción en su conjunto, y esto -guste o no- incluye tanto a Phillip K. Dick como a los Power Rangers. Por supuesto, como bien anticipa el editor en el prólogo, habrá quienes encuentren ausencias importantes y también el inevitable sesgo anglosajón (no esperéis encontrar aquí El ministerio del tiempo), pero yo pienso que si llegamos a este nivel de exigencia es que nos encontramos entre los aficionados en la tercera fase y pocos descubrimientos nos va a proporcionar esta guía. Esto no evita, por lo menos en mi caso, que sea una delicia leer una entrada dedicada a determinado autor, o bien sobre una novela, una serie o un anime que han marcado un antes y un después en la historia del género.

Por último, considero que el precio de 29,50 euros es ajustadísimo, parecido al de la edición original (mi ejemplar costó 25 € pero es de tapa blanda). Para entendernos, unos 8 euros más que la guía de Miquel Barceló.

En resumen un trabajo imprescindible para los amantes de la ciencia ficción y para el que quiera sumergirse en una muy buena introducción al género. Si queréis hacerme caso ya podéis ponerla en la carta de los Reyes.

Una pregunta: ¿Cómo pensáis que será la próxima guía dentro de veinte años?


No hay comentarios:

Publicar un comentario